Tipos de mortero para exteriores y claves para escoger uno u otro

 

A la hora de tomar una decisión sobre como revestir la parte externa de una vivienda o construcción hay que tener muy en cuenta los diferentes tipos de mortero para exteriores. El mortero es una mezcla de arcilla, caliza y arena (este último elemento es el que lo diferencia del cemento) que mezclado con agua y yeso crea una pasta muy pegajosa que sirve para adherir unos materiales con otros, rematar paredes y otros usos. Al contacto con el aire esa pasta quedará dura y resistente, convirtiendo al mortero en un elemento de gran importancia en la construcción. Existen diferentes tipos de morteros, dependiendo de su composición final, y cada uno de ellos presenta unas características, acabados y usos bien diferenciados.

Fundamentalmente existen cuatro tipos de mortero según su composición:

  1. El primero es el mortero de yeso, poco resistente pero de fraguado muy rápido, que se suele utilizar en remates para elementos estructurales que no soporten demasiada carga.
  2. El segundo es el mortero de cal, que se crea combinando cal, agua y arena, y es usado en muros, tanto interiores como exteriores. La pega que tiene es que no resulta demasiado impermeable, lo que puede ser un problema a la larga. Además su tiempo de secado es muy largo, aunque tiene un resultado final de gran calidad.
  3. El mortero de cemento es la tercera opción. Cuenta con gran resistencia, tiene gran durabilidad y es impermeable, por lo que se usa en muros de carga y tabiques. Como elemento negativo se puede apuntar que en ocasiones surgen grietas en el mismo.
  4. Por  último nos encontramos con el mortero de cola. Para conseguirlo es preciso mezclar aditivos, cementos y áridos de grano grueso, además de resinas si se quiere utilizar en exteriores. Este tipo de mortero se utiliza para fijar diferentes elementos constructivos.

 

Mortero para enlucir paredes

El mortero para exteriores es una de las soluciones clásicas desde hace siglos para rematar las paredes externas de las viviendas. Hay que tener en cuenta que la polivalencia del mortero, así como la enorme variedad de acabados que se pueden conseguir con el mismo, lograba que este material pudiera tener un aspecto similar al de otros más caros (como el estuco), pudiendo crear casi cualquier imagen, a gusto del consumidor. En esto también tenía su influencia las diferentes técnicas de aplicación (esgrafiados, revoco a la madrileña, revoco a la catalana), que eran ejecutadas por mano de obra altamente especializada, con resultados asombrosos.

Con el paso de los años, y con el fin de ahorrar tiempo y dinero, se acabó creando el llamado mortero monocapa, que es un mortero de apariencia y acabado uniforme, realizado con materiales bien definidos, huyendo de la casuística que se venía utilizando antiguamente para realizar este tipo de mezclas. En Calciblanc tenemos: el triturado blanco calciroc 1  triturado blanco calciroc 2    y  triturado blanco calciblanc 8

A la hora de ponderar qué tipo de mortero se utiliza para enlucir paredes en exteriores habrá que tener varios aspectos en cuenta. El acabado estético es uno de ellos, ya que este tipo de morteros puede presentar multitud de acabados, como la piedra abujardada, el raspado fino, la piedra proyectada, un acabado rústico o un acabado fratasado o liso. Estos se pueden poner encima de casi cualquier material, siendo las combinaciones más habituales las de mortero con hormigón, bloques prefabricados de hormigón, bloques de termoarcilla, bloques cerámicos, bloques de arcilla expandida o bloques de hormigón celular. En otras palabras, el mortero nos servirá para enlucir paredes sobre prácticamente todos los materiales que en la actualidad se utilizan dentro del mundo de la construcción.

 

Mortero preparado

Por mortero preparado entendemos un tipo de material constructivo utilizado desde la época clásica, que sirve para enlazar los diferentes materiales constructivos, tales como ladrillos o piedras, así como para rematar y rellenar muros y paredes. Utilizar un mortero preparado supone un gran ahorro en tiempo y dinero, ya que llega al consumidor perfectamente terminado, y tan solo se debe de añadir algún disolvente para que se comporte a la perfección.

Entre los morteros preparados destaca, de nuevo, el mortero monocapa, que es muy utilizado en exteriores a causa de la extraordinaria respuesta que presenta frente a las inclemencias meteorológicas, destacando también por el poco tiempo que necesita para secar y endurecerse. Su capacidad hidrófuga los hace perfectos para lugares que soporten gran cantidad de lluvia, y además permite transpirar a la pared impidiendo que se formen bolsas de humedad a causa de los vapores y la diferencia térmica entre el interior y el exterior. Por todo ello este tipo de morteros son ideales para los muros de las fachadas norte de las viviendas, y muy apreciados para zonas húmedas. Su aplicación es, además, muy fácil, porque se realiza directamente sobre el ladrillo, lo que supone un ahorro de tiempo y dinero, así como una simplificación de un procedimiento que antiguamente exigía de varios profesionales avezados.

El mortero proyectable de revestimiento, por su parte, resulta aun más sencillo de aplicar, dado que se proyectará directamente sobre la fachada con una máquina a presión (igual que se hace con el yeso, por ejemplo). Presenta unas extraordinarias características técnicas (aguanta muy bien los cambios de temperatura) y estéticas (se puede aplicar en diferentes colores), lo que lo convierte en una gran elección para exteriores. El acabado del mismo dependerá del tratamiento que se dé al producto después de haber realizado la proyección, e incluso no hacer nada, teniendo un producto final de aspecto irregular y algo poroso. Cabe señalar que este tipo de mortero necesita ser pintado con posterioridad a su aplicación.

En definitiva, los tipos de morteros para exteriores son, principalmente, el mortero monocapa y el proyectable. La elección por uno u otro dependerá de factores económicos, de tiempo en la ejecución de la obra, de la pericia de quien la esté llevando a cabo e, incluso, de elementos de tipo meterológico (fundamentalmente lluvias y humedades en el lugar). Ambos morteros pueden ser posteriormente rematados dando lugar a aspectos estéticos elegantes y modernos, y por su polivalencia prácticamente aseguran que cada cual tenga el acabado final que desee.

 

Fuente de la imagen: Pixabay.com